Solo dos de cada diez extremeños tienen estudios superiores, la tasa más baja del país

Estudiantes de la UEx, examinándose en el campus de Cáceres. :: hoy/
Estudiantes de la UEx, examinándose en el campus de Cáceres. :: hoy

La región presenta peor nivel formativo que el conjunto de España en todas las edades, aunque su posición mejora en la franja de 35 a 44 años

A.A. CÁCERES.

Solo el 20,5 por ciento de los extremeños tiene estudios superiores, un porcentaje que coloca a la comunidad como farolillo rojo de la clasificación nacional en este ámbito, según la EPA (Encuesta de Población Activa) anual que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó hace unos días. Los resultados se refieren al ejercicio completo de 2018 y son una media de las cuatro EPA trimestrales que se publican a lo largo del año.

Según esta investigación, la comunidad tiene un largo camino por delante si quiere acercarse a la media del país, que es del 29,2 por ciento, es decir, casi nueve puntos superior. Más todavía para aproximarse a la autonomía que lidera este ranking, que es Madrid, donde 38 de cada cien habitantes tienen formación universitaria.

El último puesto extremeño se explica por varias razones. Una de ellas es el atraso con el que la mayor parte de su población accedió a estos estudios de mayor nivel. Se puede ver al desagregar los datos por franjas de edad. La región está por debajo de la media en todas, pero en unas más que en otras. Cierra la tabla en dos horquillas: de 45 a 54 años y de 55 a 64. En la primera, la proporción de quienes han terminado estudios superiores es del 21 por ciento -frente al 35 por ciento a escala nacional-, y en la segunda es del 16, nueve puntos por debajo de la norma en España.

En la horquilla de 35 a 44 años, Castilla-La Mancha, Canarias y Baleares presentan peores números

Incorporación tardía

Que la región se incorporó a la universidad más tarde que otras queda claro al comparar sus números con los de otras, como Madrid o País Vasco, donde casi la mitad de la población mayor de 45 años pasó por la facultad. Estas cifras abonan la tesis de que cuando en Extremadura eran solo unos pocos los que iban a la universidad, en otros lugares del país era algo ya asimilado.

Pero esta radiografía cambia al tener en cuenta solo a la población más joven. Entonces, la región deja de ser la peor del país. Sus números están alejados de la media nacional, pero hay otras autonomías que están peor. En el grupo de 25 a 34 años, los titulados superiores representan casi el 36 por ciento del total. Siguen siendo bastantes menos que la media nacional, que es más de ocho puntos superior, pero ya hay una autonomía, Andalucía, con peores cifras.

Y en la horquilla siguiente, la que reúne a quienes tienen entre 35 y 44 años, Extremadura vuelve a presentar peores números que la media, pues su tasa de población con estudios superiores es del 35 por ciento frente al 44 por ciento del conjunto del país. Pero ya no es aquí la última ni la penúltima de la lista, pues hay tres comunidades con peores ratios. Son las Islas Baleares (33,7 por ciento), Canarias y Castilla-La Mancha (34,4 en los dos casos).

Otro dato llamativo que aporta el Instituto Nacional de Estadística es la evolución en la última década. En todas las horquillas de edad hay ahora más titulados universitarios que hace diez años, pero el mayor salto se ha dado entre quienes tienen de 35 a 44 años. En 2008, solo 22 de cada cien extremeños en esa franja de edad tenían estudios superiores, mientras que ahora son más del 35 por ciento. O sea, una mejora de casi 13 puntos porcentuales en una década, lo que deja claro que la situación no es la que era, si bien el conjunto de las cifras apoya también otra certeza: que la región sigue ocupando una posición periférica en el panorama nacional.