Las obras de las fotovoltaicas de Talarrubias, Logrosán y Casas de Don Pedro crean 660 empleos directos

Paneles solares instalados en una de las plantas de Enel en Logrosán./HOY
Paneles solares instalados en una de las plantas de Enel en Logrosán. / HOY

Enel Green Power España, la empresa de Endesa centrada en el ámbito de las energías renovables, calcula que a finales de este año estarán terminadas las seis plantas

REDACCIÓN

660 empleos directos y 200 millones de euros de inversión. Estas son las grandes cifras que acarrean la construcción de seis plantas fotovoltaicas por parte de Endesa en Extremadura. Las obras más avanzadas están en el complejo solar que se está levantando en el término municipal cacereño de Logrosán, donde van tres plantas. El otro foco renovable que impulsa Endesa a través de su filial de renovables en la región se encuentra en La Siberia, con instalaciones que ocupan los términos municipales de Casas de Don Pedro y Talarrubias.

Enel Green Power España, la empresa de Endesa centrada en el ámbito de las energías renovables, calcula que a finales de este año estarán terminadas las seis plantas, que generan ya 660 empleos directos, «una cifra que aumentará hasta los 900 puestos de trabajo en las próximas semanas, cuando los proyectos alcancen su pico máximo», indicó ayer en nota de prensa.

En Logrosán las obras, que comenzaron en septiembre pasado, se encuentran más avanzadas. Son 400 personas las que trabajan en esta obra, que funciona a pleno rendimiento, y en las próximas semanas el número aumentará hasta los 500, informa Endesa. Mientras, la construcción de las fotovoltaicas entre de Casas de Don Pedro y Talarrubias se inició en noviembre. Trabajan 240 personas y en las próximas semanas alcanzarán su pico máximo, de 400 puestos de trabajo.

Para promover la creación de puestos de trabajo entre desempleadas del entorno, Endesa realizó acciones formativas tanto en el municipio cacereño como en los pacenses sobre montaje en estructuras y paneles solares. Estos cursos, que han alcanzado ya un grado de inserción del 50%, que aumentará cuando las obras alcancen su pico máximo, han beneficiado a 260 desempleados. Han recibido formación de manera gratuita y han obtenido «no solo la posibilidad de conseguir un empleo sino también la oportunidad de aprender un oficio técnico en un sector en auge en Extremadura».