La asignatura de Religión perdió más de 1.500 alumnos en el último curso

Alumnos en clase de Religión católica, en una imagen de archivo. :: hoy/
Alumnos en clase de Religión católica, en una imagen de archivo. :: hoy

A pesar de la bajada, 115.103 estudiantes extremeños decidieron elegir esta materia en sus matrículas

ANA B. HERNÁNDEZPLASENCIA.

1.513 alumnos son los que ha perdido la asignatura de Religión Católica en el último curso en comparación con el anterior, según los datos facilitados por la Consejería de Educación. En el curso 2017-2018, esta materia fue estudiada por 116.616 alumnos de Primaria, Secundaria y Bachillerato. El número, en el curso pasado, descendió a 115.103. Y los datos de matrícula para el próximo curso recogidos en la plataforma Rayuela, con 100.330 hasta el pasado julio, podrían indicar que la caída de alumnado de esta materia continuará. Aunque tal como deja claro la Consejería de Educación, esta cifra no es ilustrativa de la realidad de Religión Católica a día de hoy, porque aún restan por sumarse muchas matrículas durante septiembre.

Cabe recordar que el curso que acabó el pasado junio recuperó el currículum para ESO y Bachillerato aprobado en 2016 y que ese curso comenzó a funcionar. No así en el siguiente, 2017-2018, con motivo del conflicto judicial por el que atravesó la materia y tras el cual los tribunales avalaron la reducción de horas que conlleva ese currículum.

De este modo, tanto en el curso 2016-2017 como en el de 2018-2019, y ocurrirá en el que comienza el próximo 12, Religión Católica se impartió una hora a la semana en primero, segundo, tercero y cuarto de ESO. Y, en cuanto a Bachillerato, se ofertó como optativa una hora a la semana en primero, con la obligatoriedad de cursarla con Ética y Ciudadanía, y otra en el segundo curso.

La Evangélica supera las 600 matrículas y la Islámica se estrenó el año pasado con 572 estudiantes

Pero antes de ese nuevo currículum -que se recuperó en el curso 2017-2018 hasta la resolución del conflicto judicial- Religión Católica, además de ofertarse dos horas en primero de Bachillerato, se impartía una hora a la semana en primero de ESO, dos en segundo, una en tercero y otra más en cuarto. Por lo tanto, a excepción de 2017-2018, el nuevo currículum redujo en dos horas semanales la carga lectiva de la materia.

Esta reducción, así como la obligatoriedad de cursarla de forma conjunta con Ética en primero de Bachillerato, pueden explicar -como vaticinaron los docentes de Religión Católica- que en el último curso la asignatura haya perdido más de 1.500 alumnos.

Menos diferencias

No obstante, la recuperación del horario que se llevó a cabo en el curso 2017-2018 con respecto al anterior, cuando el currículum se suspendió de forma temporal, no supuso un aumento de la matrícula. De hecho, según los datos facilitados por Educación, Religión Católica, a pesar del aumento de carga horaria y de la no obligación de cursarla con Ética en primero de Bachillerato, perdió 90 alumnos con respecto al curso anterior, el de 2016-2017. Pero esta bajada menor posiblemente se debió a la caída constante de escolares que sufre la escuela extremeña.

Por otro lado, y aunque los más de 115.000 estudiantes, repartidos entre 607 centros educativos, que la cursaron el curso pasado no tienen parangón con los que estudian ni otras religiones ni las materias alternativas a la católica, las diferencias de cifras en todas ellas ha sido menor. Son cuatro materias en total. Las otras dos religiones -evangélica e islámica- y las dos alternativas: Valores sociales y cívicos, que estudian los alumnos de Primaria que no cursan Religión Católica, y Valores éticos, que la estudian los alumnos de Secundaria también como alternativa.

En cuanto a las primeras, la Religión Evangélica perdió una decena de alumnos en el último curso y, de nuevo, en el que empezará el 12 septiembre rondará los 600 matriculados y se impartirá en 16 centros educativos. La Islámica, por su parte, se estrenó el pasado curso con 572 alumnos y este mantendrá una cifra similar. Porque según los datos de Educación, a fecha del pasado julio, ya contaba con 554 escolares. De nuevo las tres profesoras que la impartieron el curso pasado la darán este y en los mismos siete colegios del norte extremeño, situados en las localidades de Talayuela, Jaraíz de la Vera y Navalmoral de la Mata.

Respecto a las alternativas, Valores sociales y cívicos, en Primaria, ganó 243 alumnos en el último curso, cuando fue estudiada por 8.560 estudiantes. Y Valores éticos, la materia alternativa a Religión católica en Secundaria, contó con 9.633 matriculados, 103 menos que el curso anterior, el de 2017-2018.

Todas estas materias tienen el mismo horario que Religión católica en Primaria: nueve horas semanales, que se imparten dos horas a la semana en primero, segundo y tercero, y una hora en cuarto, quinto y sexto. Del mismo modo, Valores éticos tiene idéntica carga horaria que Religión Católica en la etapa de Secundaria.