Jornada de los abuelos en el Colegio Cristo Rey

Acudieron a acompañar a sus nietos en una jornada escolar

Se celebró el 8 de Mayo

El pasado 8 de Mayo, el Colegio Cristo Rey recibió a los abuelos y abuelas  de los alumnos, en una jornada de puertas abiertas para las familias. La respuesta, cómo no podía ser de otra forma, fue muy positiva.

Para empezar la jornada, se les recibió en la capilla, con una oración Mariana realizada por los niños de infantil y primer ciclo de primaria, con motivo del mes de María. A continuación pasaron al salón, dónde se realizó una muestra de oficios, de esos de toda la vida que conocemos, como hacer caramelo artesanal, encaje de bolillos, artesanía con chapas de latas de refresco, elaboración de un queso de cabra, pintura en lienzo, tallados en madera, utilizar la máquina de escribir o la exposición de labores hechas a mano. Para animar las actividades, no faltó la música en un tradicional tocadiscos, y como no podía ser de otro modo, la música era de tiempos pasados, conservando ese sabor añejo que tanto gusta a los abuelos. Fueron de obligada escucha Los Cabales, Sevillanas o Pasodobles variados.

Los niños estaban rebosantes de alegría al ver a sus abuelos y abuelas realizando los trabajos, admiraban con mucho entusiasmo, y por extensión, los abuelos disfrutaron como nunca, sólo había que ver sus caras de felicidad.

Más tarde pasaron al patio, donde realizaron juegos con sus nietos. Pero no juegos de la "play station", sino juegos de los de antes. Jugaron a la comba, al repeón, la rayuela, la goma, o hacer figuras con un trozo de lana y las dos manos. Los nietos disfrutaron bastante con estos juegos populares y los abuelos pues encantados de ver a sus nietos felices.

Para poner el broche de oro, la merienda, que debía ser tradicional. Los abuelos obsequiaron a los nietos con un trozo de chocolate y pan, esa que tantas y tantas veces tomaban en las calles, entre juego y juego y hubo merienda para todos.

Se enmarcan estas jornadas, que ya cumplen su quinta edición, en el convencimiento de que lo que los niños más necesitan son los elementos esenciales que los abuelos (conjuntamente con los padres) proporcionan en abundancia: ellos dan amor incondicional, bondad, paciencia, humor, comodidad, a fin de cuentas, lecciones de vida.