El pintor Emilio Pérez "Ramiro", un artista que empezó con la brocha gorda

Hombre polifacético enseña música a los niños, colabora con el grupo de teatro del instituto y da clases de pintura en la universidad popular

Gente cercana

             Nació en Talarrubias, el 25 de marzo de 1954, y hablar con él es un verdadero placer por su aplomo, por su sinceridad por la tranquila y convencida defensa de sus ideas y por el respeto profundo a las ideas de los demás.

            Está de acuerdo en que el artista, mas que hacerse, lo que consigue es mejorar cada uno hasta un límite, algo que lleva dentro, algo innato. Él, ya sentía, nos dice ,desde los primeros años de su edad escolar esa atracción , pero no solo por la pintura, también por la música y todo lo que supusiera "arte", lo que no sabe si es una virtud o un defecto porque en algunos momentos crea dudas en cuanto hacia donde vas a dirigirte.

            A los quince años , se marcha a Madrid, pero no a dedicarse a la pintura de pincel y paleta ,eso ni se plantea puesto que sus padres, son una familia modesta de agricultores ,se  marcha a trabajar de pintor de "brocha gorda", con un primo suyo que ya estaba instalado en la capital. Pero como el destino es el destino, allí conoce a un pintor profesional, José Rodríguez, que le enseña sobre todo a conocer muchísimo el color y el manejo de la espátula, que era con lo que trabajaban la mayoría de las veces.  Pasa cuatro  o cinco años con él, recorren, trabajando Sevilla y buena parte de la costa andaluza, sintiéndose como de la familia.

            La "mili" que cumple entre Cerro Muriano ( Córdoba )  y Mérida ( donde realiza su primera exposición personal, que no fue un éxito de ventas precisamente)  rompe esa etapa de su vida, etapa que no volverá a repetirse porque después del servicio militar, decide empezar a investigar por su cuenta y dedicarse a lo que de verdad le " tira", que es ser artista, a probar a trabajar por su cuenta ,superando muchas dudas y  el miedo de sus padres, por aquello de que la vida de los artistas no ha tenido casi nunca demasiado buen cartel. La decisión está tomada, y las cosas no van demasiado mal. Empieza a pintar sobre todo naturaleza, que es con lo que mas contacto había tenido siempre. Trabaja a partir de ese momento " como un loco". Paisajes de nuestra zona y de nuestra región, en esos momentos todo lleva, dice ,el sello de Extremadura. Sus costumbres, sus paisajes, las calles de esos pueblos pequeños que tienen ese encanto irresistible, pinta todo aquello con lo que se siente identificado y queriendo transmitir algo.

           Sus trabajos empiezan a conocerse y se hace fijo en exposiciones en las dos diputaciones , la de Badajoz y la de Cáceres donde casi todos los años presenta sus trabajos, y de ahí a Madrid, primero en galería Ávila, después en una galería de la calle Arenal, en Valencia, en la galería Llostos, y en varias localidades portuguesas, con bastante éxito comercial.  Y así sigo, nos dice , hasta que " me aburro o me desespero". Cuadros suyos están repartidos por el mundo, aunque él no sepa exactamente donde están todos, se me queda grabada una frase :" Yo les doy vida, y luego que sigan su vida"-

            Es un mundo raro, como el mismo mundo, los galeristas no piden , claro que no, nos dice, pero insinúan, dejan caer: aniversarios, buenos comentarios de críticos de arte, en fin una serie de cosas que hacen que Ramiro no exponga su obra hace mucho tiempo.

            Y como buen artista, su estilo cambia, aquellos maravillosos olivos que parece que tenían vida, dan paso a obras de otro estilo, evolución, coincidimos en llamarlo los dos. No es lógico que un artista dedique su vida a hacer los mismo que han hecho otros grandísimos artitas durante siglos . Ha cambiado la forma de pensar, ha cambiado la música, es normal que el arte cambie, dice Ramiro. Pero no es que uno se levante por la mañana y diga hoy voy a empezar a cambiar, sino que se van haciendo pequeños pinitos, porque tienes otras inquietudes, y hay que sacarlas  y cuando vas sacando fuerzas suficientes para ello, te atreves y lo haces. La guerra de Irak, me marco, dice, y no me quedó mas remedio que hacer alguna cosilla. En otros momentos he tenido recuerdos para mi época de chaval y he realizado trabajos en madera que mas que pintura, tenía que ver con escultura, son etapas, son momentos, es plasmar en cada instante el ánimo que uno tiene y que en definitiva es quien mueve los colores o los pinceles.

        Piensa, que el futuro, es ahora mismo y aunque quiere preparar una exposición con las obras actuales, dice no tener aún material suficiente-

         

        En estos momentos, Ramiro, que mas que pintor es artista, o tal vez mas artista que pintor, reparte su tiempo en múltiples actividades : Clases extraescolares enseñando a niños música y percusión, grupo folk con grupos de la tercera edad, colaboración con el grupo de teatro clásico del IES Siberia Extremeña, Párodos, clases de pintura en los talleres de la universidad popular  con un grupo variopinto que va desde jóvenes de no mas de doce- trece años,  a amas de casa, profesores de instituto o prejubilados y jubilados, y aún le queda tiempo para pertenecer a la banda municipal donde con su saxo  le quedan  fuerzas para marcarse algún solo. " Los artistas, son así"