La Pitarra, un vino totalmente artesano

Se sigue estrujando mucha uva en los típicos cribones de madera

Estrujando uva en un cribón ( Domingo Cáceres Almeida)
Los tradicionales conos de Guareña se van sustituyendo por conos de plástico

 

Dice el refranero popular que "año bisiesto, ni viña ni huerto" y aunque debido a la falta de lluvias, la cosecha de uva, será menor que otros años, la calidad será de las de recordar .

       En Talarrubias, los productores de uva para vino, son propietarios de pequeñas plantaciones de viñas, siendo la producción de vinos de forma artesanal y para consumo propio, ninguno de ellos tiene cantidad como para elaborar vino de forma comercial. Pasaron los tiempos en que en el pueblo había dos bodegueros, Matías Zazo y Jacinto Pérez " El Curagordo", que elaboraban gran cantidad de vino que vendían a granel sobre todo a " las tabernas". Los enormes conos de este último bodeguero, aún se pueden ver cuando se abre la bodega en la fiesta de los rincones del mes de agosto.

        La uva, sigue estrujándose aún en muchos casos a mano, en los cribones de madera , aunque se empiezan a imponer esas máquinas eléctricas que además de estrujarlas, aparta los " escobajos" y manda el mosto directamente a los conos, lo que hace la tarea mas cómoda y rápida. También se está perdiendo la tradición de usar conos de barro, las famosas tinajas de Guareña, que de vez en cuando había que "empegar" ( impermeabilizarlo con pez, para evitar pérdidas por causa de alguna fisura, y que Teodoro, El Pincharín", hacía con verdadera maestría) por conos de plástico, mas cómodos para transportar, y limpiar una vez sacado el vino. Este cambio tiene sus defensores y como no sus detractores porque la pitarra no es una ciencia exacta aunque algunos quieran considerarlo así : Que si hay que moverlo todos los días cuando empieza a cocer, que cuando se siente hay que tapar la boca del cono con una manta y dejarlo reposar un tiempo, que mejor sacarlo rápidamente...la verdad es que el vino de pitarra elaborado de forma artesanal nunca sale igual, pero si un año es bueno, seguro que el año siguiente es mejor, o como este año se espera " excepcional".

         Días atrás era habitual  ver carritos remolque cargados de uva, que hará que pasados un par de meses empecemos a ver en varias puertas o ventanas el cartel de " hay vino de pitarra", un vino realmente bueno y que como se dice popularmente " sin química  de ninguna clase